Colofón. * La traducción fue realizada por Irene Weinmann de Knoop, traductora. Libro completo en:


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Colofón. * La traducción fue realizada por Irene Weinmann de Knoop, traductora. Libro completo en:"

Transcripción

1 Colofón Una retrospectiva CIENTÍFICA * Peter Häberle Esta retrospectiva científica surge a partir de la propuesta de una nueva revista latinoamericana. De todas formas, el autor no quisiera escribir una autobiografía del estilo habitual, tal como lo ha hecho durante décadas en su calidad de editor del Jahrbuch des öffentlichen Rechts para otros autores. Por cierto, se infiltran en todos los trabajos científicos elementos autobiográficos, en especial si se trata de un autor de edad avanzada. Algunas cuestiones ya se expresaron en las Pädagogische Briefe an einen jungen Verfassungsjuristen ( Cartas pedagógicas a un joven constitucionalista, 2010, dos ediciones posteriores en lengua española). Lo mismo vale para la colección de entrevistas a este autor, que muy amablemente publicó el colega D. Valadés (Conversaciones académicas con Peter Häberle, 2006). Asimismo, ha sido productivo el escrito a cargo de D. Valadés: Peter Häberle: autorretrato de un jurista universal a los ochenta años de edad, Memoria del Colegio Nacional, 2014, pp También el intento que sigue es solamente un mosaico en una larga vida dedicada a la investigación. La primera palabra es un agradecimiento a los maestros y mentores del autor, que lamentablemente ya han fallecido: a K. Hesse y H. Ehmke, y a G. Dürig y J. Esser. En el transcurso de los años, el autor debe lo fundamental a estas grandes persona- * La traducción fue realizada por Irene Weinmann de Knoop, traductora pública del alemán (Universidad de Buenos Aires), y la licenciada Sylvia Lenz, docente en la Facultad de Ciencias Sociales (Universidad de Buenos Aires). 341

2 342 colofón. Una retrospectiva científica lidades, o mejor dicho, a sus conocimientos, a raíz de los cuales hoy han alcanzado el estatus de clásicos. I. La garantía del contenido esencial del artículo 19, inciso 2 de la GG 1 La tesis de Friburgo cuya primera edición data de 1962 y la tercera de 1983, que en la actualidad está traducida a varias lenguas puede caracterizarse de la siguiente manera a partir de sus postulados principales: la teoría del doble carácter de los derechos fundamentales (la dimensión subjetiva y de derechos individuales y la dimensión objetiva e institucional), la idea de la función social de los derechos fundamentales, así como la irrenunciable configuración ajustada a un modelo ideal de todos los derechos fundamentales realizada por el jurista democrático. La así llamada teoría del contenido esencial absoluta ( nodal ) y la relativa (principio de proporcionalidad) se conectan entre sí. Entre tanto, la garantía del contenido esencial de los derechos fundamentales ha hecho carrera casi a nivel mundial: como garantía de contenidos nodales en Suiza, como garantía de la sustancia en muchas Constituciones más antiguas y más nuevas; por ejemplo, en Europa del este, en Serbia (2006) y, por último, en Túnez (2014). También la jurisprudencia se preocupa en muchos países por la protección del contenido esencial de los derechos fundamentales: el Tribunal Constitucional de Austria, así como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo. Este primer libro del autor (1962) ha sacado provecho de esto. También hay que recordar la garantía del contenido esencial de los derechos fundamentales en la Carta magna europea (2000), artículo 52, inciso 1. 1 Grundgesetz : Constitución alemana.

3 Colofón. Una retrospectiva científica 343 II. El interés público como problema jurídico La disertación 2 de Friburgo de 1970 (2a. ed., 2006, 3a. ed., en formato de e-book, 2015) debería ser en primera instancia un tema de comprensión práctica. Con numerosos análisis de legislaciones y jurisprudencias, el autor intenta acercarse al viejo concepto del bien común, más precisamente del interés público. De esta manera, se elabora una tipología del bien común que indaga en qué contexto aparece el topos interés público en muchas leyes (por ejemplo, como circunstancia de competencia o como circunstancia excepcional). Lo mismo vale para el análisis pormenorizado de la jurisprudencia del bien común en muchos tribunales. Se propone la siguiente tesis: salus publica e processu (logro del bien común a partir de un proceso pluralista), lo cual últimamente ha sido adoptado con frecuencia. Trasfondo de esto es la teoría del bien común pluralista de autores como E. Fraenkel, un clásico. Se trata de una analogía del bien común, así como del interés público como topos pretoriano utilizado de manera libre en la jurisprudencia. Aquí ya se vislumbra una teoría de lo público, que se refiere en especial a la administración pública (puesta en práctica, en parte, en las nuevas leyes sobre la libertad de información): la administración se vuelve pública. III. Los derechos fundamentales en el Estado prestacional Esta colaboración para la jornada sobre teoría del derecho público en Ratisbona en 1971, publicada en 1972, fue en su momento un riesgo. Correspondientemente controversial fue la muy fructífera discusión que puede leerse en VVDStRL 3 30 (1972, p En el original Habilitationsschrift : disertación escrita con la que se obtienen los méritos académicos para acceder a una cátedra en la universidad. 3 Veröffentlichungen der Vereinigung der Deutschen Staatsrechtslehrer : publicaciones de la asociación de profesores de derecho público alemanes.

4 344 colofón. Una retrospectiva científica y ss). Innovaciones significativas para aquellos tiempos son las siguientes: todos los derechos fundamentales son derechos fundamentales sociales en sentido amplio; los derechos fundamentales deben mostrar su eficacia, no sólo ser resguardados. Se trata de las condiciones reales para el uso de los derechos fundamentales, una realización óptima de los derechos fundamentales. De gran ayuda resulta la novedosa noción de política de los derechos fundamentales. La teoría del estatus de G. Jellinek se debe poner patas arriba, es decir que se debe comenzar por el status activus del ciudadano. En el Estado prestacional se lo debe complementar con el status activus processualis. Esta idea de los derechos fundamentales como proceso se ha extendido en diversos escritos y hasta en el BVerfG 4 (cfr. con el voto en disidencia de Simon y la propia jurisprudencia del BVerfG). La teoría de la protección de los derechos fundamentales a través de la organización y los procedimientos es hoy en día un aspecto fundamental para una interpretación multidimensional de los derechos fundamentales también fuera de Alemania. En ese entonces, resultó novedosa además la teoría de los deberes relativos a los derechos fundamentales a cargo del Estado y de la salvedad de lo posible en lo que refiere a los derechos fundamentales prestacionales. El BVerfG desarrolló más tarde, paralelamente, la dogmática de los deberes de protección del Estado en relación con los derechos fundamentales. K. Hesse sostiene todo esto como un desarrollo clásico en Grundzüge des Verfassungsrechts der Bundesrepublik Deutschland, 20a. edición, En la actualidad, resulta prácticamente imposible abarcar la cantidad de literatura alemana sobre derechos fundamentales (precisamente Michael, L. y Morlok, M., Grundrechte, 5a. ed., La tesis temprana del autor acerca de Alemania como Estado de derechos fundamentales ya no es utópica. Gran parte de la buena dogmática y retórica de los derechos fundamentales también se ha introducido en la jurispru- 4 Bundesverfassungsgericht : Tribunal Constitucional alemán.

5 Colofón. Una retrospectiva científica 345 dencia de los dos tribunales constitucionales europeos; es decir, el EuGH 5 de Luxemburgo y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. La tesis posterior del autor acerca de la democracia como consecuencia organizativa de la dignidad humana (1987) ya se menciona aquí. IV. La sociedad abierta de los intérpretes constitucionales El siguiente paso fue y es la idea de la sociedad abierta de los intérpretes constitucionales (Juristen Zeitung, 1975, pp. 297 y ss.). También esta teoría fue discutida, en parte de manera controversial, hasta el día de hoy, pero tuvo mucha resonancia, especialmente en Brasil, gracias al profesor G. Mendes. En síntesis: quién vive la norma, la (co)interpreta. No sólo los propios juristas, sino todos los ciudadanos de una comunidad política participan en los procesos de interpretación. Este enfoque se sustenta desde lo filosófico en la filosofía del espíritu abierto de Popper, mientras que desde la historia de la cultura serían relevantes las ideas del protestantismo: las palabras del reformador M. Luther acerca del sacerdocio de todos los creyentes. El autor tomó conciencia de esto con posterioridad. Desde la carta de lectores hasta la presentación de un recurso de amparo constitucional ante el BVerfG, el ciudadano alemán se encuentra involucrado en los procesos pluralistas de las interpretaciones de los derechos fundamentales. Más tarde, esta teoría pudo ampliarse a la Europa del Consejo de Europa, en especial de la EMRK. 6 En la actualidad incluso resulta relevante para el derecho internacional público: en la medida en que los tribunales internacionales, como el Tribunal Penal Internacional, el Tribunal Internacional del Derecho del Mar, los Tribunales de las Naciones Unidas y la Corte Inter- 5 Europäischer Gerichtshof : Tribunal europeo. 6 Europäische Menschenrechtskonvention : Convención Europea de Derechos Humanos.

6 346 colofón. Una retrospectiva científica nacional de Justicia avanzan a nivel mundial, y se establecen como tribunales constitucionales, en esa medida, se involucran actores como las organizaciones no gubernamentales (ONG) o reconocidos maestros del derecho internacional público en la interpretación de los principios del derecho público internacional, con carácter de Constituciones parciales. Pero la autodisciplina metódica de los jueces del derecho público no se abandona con esto, más bien se plantea el interrogante acerca de los actores reales de las comunidades jurídicas. V. La Constitución como proceso público Este título del libro de 1978 (3a. edición, 1998), sólo pudo escribirse gracias al sustento teórico de las Arbeiten zum Öffentlichen de R. Smend y J. Habermas. En el marco de la tríada republicana de las esferas se distingue entre la esfera de lo estatal (por ejemplo, el Parlamento), lo público (por ejemplo, los grupos pluralistas en la sociedad) y lo privado (en especial la protección de la privacidad, como en el caso de la protección de datos). Las tres esferas se encuentran en interacción recíproca. Puede pensarse en el aspecto público de la libertad de religión (procesiones de las Iglesias) o de la libertad de manifestación (por ejemplo, manifestaciones sin represión en la vía pública). El aseguramiento de zonas de protección privadas en vista de los nuevos medios es una tarea actual de la política de los derechos fundamentales (palabra clave: Carta de los Derechos Fundamentales digital, protección de datos digitales). La palabra clave referida a la Constitución como proceso público (ya esbozada en 1969 por el autor) es una contribución a la comprensión de la Constitución. No es solamente el orden jurídico fundamental del Estado (W. Kägi), sino también estímulo y barrera (R. Smend), así como norma y tarea (U. Scheuner) y, finalmente, también un proceso público. Con exactitud se expresa esto en los casos de la jurisprudencia alternativa del BVerfG, cuando un voto en disidencia constitucional temprano se torna al

7 Colofón. Una retrospectiva científica 347 cabo de muchos años en mayoría constitucional, como sucedió muchas veces en el BVerfG alemán y tempranamente en la Corte Suprema de los Estados Unidos. Por eso es tan importante la posibilidad de votos en disidencia constitucionales, tal como es utilizada en algunos estados constitucionales latinoamericanos; por ejemplo, en Brasil y en Perú. Esta interpretación de los votos en disidencia es parte del gran tema Tiempo y Constitución (1974). La reflexión sobre lo público se refleja también en la idea de la res publica en el sentido de Cicerón: res publica salus publica. Esto también está presente en el concepto libertad pública vigente en España y Francia. Con vistas al futuro europeo, hasta podría arriesgarse la idea de res publica europea, siempre y cuando la UE encuentre la salida a la actual crisis: como una Europa solidaria y social. La dimensión del Estado social de la UE, en ocasiones, lamentablemente, fue descuidada por las duras medidas de ahorro, especialmente de parte de Alemania hacia otros países, como Grecia y Portugal. VI. El derecho constitucional eclesiástico En 1976, el autor se anima a cuestionar en una revista ( Deutsche Öffentliche Verwaltung, 1976, pp. 73 y ss.) el concepto muy alemán de derecho eclesiástico estatal. Y se impuso, a pesar de que el artículo 137, inciso 1, de la Constitución de Weimar en conexión con el artículo 140 de la GG dice expresamente: no hay una Iglesia estatal. En mi opinión, también se deduce de esto que no existe un derecho eclesiástico estatal. El nuevo concepto de derecho constitucional eclesiástico, de 1976, también debe ser valorado en el contexto de una realidad social en Alemania, donde el islam cada vez tiene mayor peso. Sin embargo, éste tampoco se concibe a sí mismo como una Iglesia. Esto es válido especialmente para Francia, donde el islam ya es la segunda religión después de la Iglesia católica. Justamente, en el contexto comu-

8 348 colofón. Una retrospectiva científica nitario europeo en el que las iglesias y las distintas comunidades religiosas se encuentran separadas en principio, y donde en todo caso se prevén puntualmente formas cooperativas ( concordatos!), resulta adecuado el viejo concepto de derecho constitucional eclesiástico. En este contexto también se inserta el tema de los principios constitucionales como metas educativas (1981). Las Constituciones más nuevas entienden a los derechos humanos de manera explícita como metas educativas ( viejas la Constitución de Perú y la Constitución de Guatemala?). En Alemania son las Constituciones de los Länder las que norman un canon de metas educativas; por ejemplo, con relación a la dignidad humana del otro, con respecto a la conciencia democrática y también al respeto por el medio ambiente y la naturaleza. Aparece aquí la interpretación constitucional pedagógica como parte de la cultura de los derechos fundamentales. Todo esto se corresponde con una cultura de la libertad (1991). VII. La interpretación constitucional a partir de las ciencias culturales En 1982, el autor desarrolló su enfoque desde las ciencias culturales a partir de esta palabra clave. Para ello pudo apoyarse en H. Heller (Staatslehre als Kulturwissenschaft, 1934). En su segunda edición, este libro presentó una considerable ampliación (1998). Otro escalón en el avance científico lo representa el volumen Der kooperative Verfassungsstaat aus Kultur und als Kultur, Vorstudien zu einer universalen Verfassungslehre (2013). No se trata solamente de la Constitución y la cultura, sino de la interpretación de la Constitución como cultura. La cultura es el primer elemento del Estado de un total de cuatro elementos del Estado en total (población de un Estado, territorio estatal y poder estatal). Además, se distingue entre la cultura superior (de lo verdadero, bueno y bello), la cultura popular (por ejemplo, tradiciones de los

9 Colofón. Una retrospectiva científica 349 pueblos) y la subcultura (culturas alternativas, como los Beatles). De acuerdo con el concepto de cultura pluralista, estos campos se encuentran en una interrelación variable, como muestra justamente el ejemplo de los Beatles, cuya partitura hoy en día se concibe casi como las partituras clásicas de J. S. Bach. También, el respeto cultural ante los espíritus arbóreos de los pueblos indígenas pertenece a esta categoría. La idea de concebir a la Constitución como cultura provocó muchas controversias. Pero justo en América Latina ha tenido una respuesta positiva. Esto se demuestra en las decisiones de los altos tribunales de Argentina y Colombia. En Alemania se tomaron décadas más tarde las ideas de 1982 (sobre esto véase Voβkuhle, A. y Wischmeyer, T., Der Jurist im Kontext. Peter Häberle zum 80. Geburtstag, JöR 63, 2015, pp. 401 y ss.; recientemente, Krüper, J., Konjunktur kulturwissenschaftlicher Forschung in der Wissenschaft vom öffentlichen Recht, en Funke, A. et al. (eds.), Konjunkturen in der öffentlich-rechtlichen Grundlagenforschung, 2015, pp. 125 y ss.). Siendo el libro de 1982 en algún sentido la parte general de la teoría, fue en los años posteriores en los que el autor se dedicó con plena conciencia a partes especiales ; es decir, campos de aplicación específicos de la interpretación desde las ciencias culturales. Se habla de una tetralogía : garantías de los feriados (1987), himnos nacionales como marcas de identidad culturales de los Estados constitucionales (1a. ed., 2007; 2a. ed., 2013), banderas nacionales (2008) y la cultura de la conmemoración (2011) son manifestaciones de una comprensión de la Constitución como cultura. Un atajo busca la pequeña monografía Der Sonntag als Verfassungsprinzip (1a. ed., 1988; 2a. ed., 2006), cuyas ideas también fueron recogidas por el BVerfG. El autor se pregunta por qué es justamente América Latina la que está tan interesada en la interpretación desde las ciencias culturales de 1982/1998/2013?; esto no sólo se muestra en la amable invitación de hoy del profesor Bolonhas. Los jóvenes Estados constitucionales en América Latina luchan por su cultura, deben reconocer a los pueblos indígenas como primeras nacio-

10 350 colofón. Una retrospectiva científica nes (como actualmente en Canadá). Gracias a su rica diversidad idiomática y su unidad en el origen romano, más precisamente románico, son especialmente sensibles a lo cultural. Además, a través de su autoconciencia y su identidad, pueden lograr cierto distanciamiento del predominio de lo anglosajón representado por los Estados Unidos. La interpretación desde las ciencias culturales es aún más importante al vivir en un mundo globalizado. Aquí se precisa aún más de la reflexión acerca de las identidades culturales de los pueblos, los aspectos urbanos y los paisajes culturales, ya que de lo contrario se alcanzaría un aburrido igualitarismo. En especial, la cada vez más extensa mercantilización de casi todos los ámbitos de la vida hasta alcanzar a las universidades alemanas exige la pregunta por la creación de una unidad a partir de la cultura y la fundamentación de las sociedades abiertas. Esto sólo es posible de lograr desde la cultura. Especialmente, los preámbulos de las Constituciones son un objeto idóneo para la apertura de la capacidad normativa gracias a la interpretación desde las ciencias culturales. En este aspecto son comparables a los prólogos en la literatura y a las oberturas en la música. Ellos procesan la historia y el presente, y desarrollan el futuro en forma de pequeñas utopías, como lo fue en su momento la reunificación de Alemania o como lo es hoy la justicia social. Redactadas en un lenguaje cercano al pueblo y festivo, muchas veces se convierten en un acontecimiento textual. Esto lo demuestran los logrados preámbulos, desde el GG alemán hasta la nueva Constitución de Polonia, desde la Constitución de Portugal hasta la de Brasil. El estudio Klassikertexte im Verfassungsleben (1981) no está alejado de esto. Clásicos como Locke, Montesquieu y Kant son texto constitucional en sentido amplio. Leemos muchas Constituciones con sus ojos. También mi tesis de la imprescindible ración de utopía en las Constituciones debe ser mencionada aquí. Ejemplos de esto fueron en su momento la reunificación de Alemania como misión, plasmada en la GG de 1949 y realizada en 1989/90, o la cláusula del Estado social con el imperativo de la justicia social.

11 Colofón. Una retrospectiva científica 351 VIII. La interpretación científica contextual La misma fue propuesta en 1979 y profundizada en 2001 en el Handbuch des Schweizerischen Verfassungsrechts. Ninguna Constitución sin contextos culturales, ninguna interpretación constitucional sin la explicación a partir de una profundización del pensamiento. Se trata de la interpretación a partir del contexto. Esto sólo se logra después de un arduo trabajo con los textos. Ningún texto sin contexto! En Alemania, este enfoque ha tenido trascendencia, muchas veces hasta fue tomado sin establecer referencias. IX. El derecho comparado como quinto método de interpretación Si se parte de los cuatro métodos de interpretación enunciados por F. C. v. Savigny en 1840, es posible entronizar hoy en día al derecho comparado como el quinto (Juristen Zeitung, 1989). Esta idea fue recogida con rapidez, por ejemplo, por la Corte Suprema de Liechtenstein Principalmente en Alemania dio lugar a una discusión que continúa vigente hoy en día. La mayoría de los jueces en la Suprema Corte de los Estados Unidos aún rechazan la comparación de las Constituciones, mientras que muchos tribunales constitucionales en Europa se preocupan por lograr una visión más comparativa. Esto se puede comprobar especialmente en los votos en disidencia constitucionales, ya que deben luchar por una mayor legitimación. También el BVerfG se preocupa por supuesto aún de manera reservada por la aplicación de la comparación de las Constituciones. En la Europa de la UE como comunidad constitucional esto es especialmente urgente y fructífero. El principio de la proporcionalidad, por ejemplo, ha iniciado una marcha triunfal casi a nivel mundial partiendo de Alemania. Se trata de procesos

12 352 colofón. Una retrospectiva científica de acogida generales y específicos. Así se tornó exitosa también fuera de Europa la idea de pluralismo en el derecho de los medios de comunicación a partir de la jurisprudencia del BVerfG. X. El paradigma de los niveles de texto En este contexto se inscribe el paradigma de los niveles de texto, propuesto por el autor por primera vez en 1989 (FS Partsch, 1989, pp. 555 y ss.). El mismo refiere a lo siguiente: el modelo del Estado constitucional se desarrolla a nivel nacional, regional y universal a través de una reescritura de textos constitucionales, que se van enriqueciendo con aportes de la ciencia, la praxis y la literatura. Lo que hoy en día todavía es un simple texto constitucional en un Estado constitucional, puede devenir mañana en un Estado constitucional vecino en nuevos textos, gracias a la jurisprudencia y a la realidad constitucional ( Actualización como en Suiza: 1999). Esto también vale hacia el interior de un Estado federal. En este sentido, las Constituciones de Alemania del Este trasladaron a textos después de 1989 lo que el BVerfG había juzgado previamente, por ejemplo, en lo relativo al pluralismo en el derecho de los medios de comunicación. Especialmente, los artículos referentes a los partidos políticos son interpretados en Europa como proceso de producción y recepción en el sentido del paradigma de los niveles de texto (al respecto véase Morlock, M. en Blankenagel, A. et al. (eds.), Den Verfassungsstaat nachdenken, 2014, pp. 135 y ss.). XI. El Estado constitucional cooperativo a partir de la cultura y como cultura La anteúltima etapa de las preocupaciones científicas del autor se presenta en el libro de 2013, ya mencionado en el título. La idea de un Estado constitucional cooperativo fue elaborada en

13 Colofón. Una retrospectiva científica (Häberle, Peter, El Estado constitucional, trad. de Héctor Fix-Fierro, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2003, pp ); las variadas formas de cooperación que en la actualidad se pueden comprobar a nivel regional y universal fueron conceptualizadas allí. Todo esto ocurrió a la luz del enfoque basado en las ciencias culturales y fue probado a través de nuevos textos constitucionales. A esto se sumó la mirada universal. Sin embargo, sólo se le señaló como estudio preliminar. La próxima generación deberá elaborar la cuestión de cómo se interrelacionan el derecho público internacional y el derecho constitucional nacional. Por un lado, el derecho público internacional se constituye en muchas nuevas Constituciones, especialmente en Suiza, de manera expresa en el valor fundamental del Estado constitucional. Por otro lado, el derecho internacional público cada vez incorpora más fuertemente al derecho constitucional de los estados nacionales a través de sus Constituciones parciales, como la Carta Magna de las Naciones Unidas y los textos universales sobre derechos humanos. Se habla de las Constituciones parciales porque se trata de altos valores que se encuentran preestablecidos. Las acciones recíprocas son evidentes: se habla, por ejemplo, del Estado de derecho en el derecho internacional público (M. Kotzur). El autor se esfuerza por demostrar cuán intensiva y extensivamente ganan terreno los tribunales internacionales, de manera que ya pueden ser referidos como tribunales constitucionales (parciales). Además, también está cobrando importancia a nivel nacional y universal el derecho procesal constitucional. La tesis del autor (1976) acerca del derecho procesal constitucional como derecho constitucional concretizado (especialmente vital en Perú y Brasil) corresponde aquí (palabra clave: amicus curiae, audiencias públicas). También el derecho procesal de los tribunales internacionales puede ser activado (en especial el BVerfG alemán, gracias al recurso de amparo es un tribunal ciudadano, lo mismo vale para el hábeas corpus en los tribunales constitucionales latinoamericanos).

14 354 colofón. Una retrospectiva científica XII. Teoría constitucional europea En 2001/2002, justo antes de su nombramiento como profesor emérito en Bayreuth, el autor se anima a proponer una Teoría constitucional europea, que no existía de esa manera ni en su forma ni en su contenido. Mientras tanto, ya ha alcanzado su séptima edición (2011), y actualmente será ampliada y actualizada en una octava edición en un trabajo conjunto con mi alumno M. Kotzur. El tema es sumamente actual a raíz de las numerosas crisis en la Europa de la Unión Europea. En la actualidad, el egoísmo de los Estados nacionales regresa de manera explícita. Comprender a Europa como una comunidad pacífica y jurídica es más urgente que nunca. En la crisis griega tuvo demasiado protagonismo la Europa económica. Los estudios sobre Europa deben concentrarse más aún en el humus cultural de esta Europa. Se trata de una Europa de la diversidad cultural y progresiva unidad. Es necesario distinguir entre la Europa como concepto geográfico ( comprendiendo también a Turquía y a Rusia?), Europa como diversidad y unidad cultural y la Europa del derecho constitucional: justamente la teoría constitucional europea. Estos tres conceptos se encuentran relacionados, pero se los debe diferenciar. Hasta el momento se encuentra intacta la Europa en sentido amplio, es decir la Europa del Consejo Europeo y de la Convención Europea de los Derechos Humanos (1950). La Europa en un sentido más acotado de la Unión Europea se encuentra en este sentido en una crisis, de la cual ojalá salga fortalecida: a través de la nueva reflexión acerca de la solidaridad europea y la Europa social y cultural. La gran narrativa es Europa como comunidad pacífica y jurídica. Por más limitadas que sean las posibilidades de la ciencia con relación a los acontecimientos y los poderes geopolíticos (como ejemplos en los que se viola el derecho internacional público, piénsese en la anexión de Crimea por Rusia y en el conflicto en Siria), el jurista europeo debe continuar sosteniendo con convicción la meta de la unidad europea.

15 Colofón. Una retrospectiva científica 355 También en otros lugares del mundo quedan pendientes procesos de unificación análogos: piénsese en América Latina y en las regiones del Pacífico. El autor desearía tanto que las florecientes comunidades científicas nacionales y los tribunales superiores en América Latina hagan lo necesario para unificar sus regiones: con los instrumentos del Estado de derecho democrático, del Estado social, del Estado medioambiental y de la reflexión acerca de una cultura en común. Comentario final Esta retrospección académica, quizá demasiado breve, sólo puede ser muy fragmentaria. Faltan palabras claves; por ejemplo, el concepto de derecho constitucional europeo común (1991), la teoría del pensamiento de lo posible (1978), acompañando al pensamiento de lo real y lo necesario, o la monografía Erziehungsziele und Orientierungswerte im Verfassungsstaat (1981), así como Wahrheitsprobleme im Verfassungsstaat (1995). Las innovaciones científicas del autor se debieron desde mediados de los años ochenta, especialmente a sus contactos con el exterior. Sin los veinte años de continua actividad como docente invitado de filosofía del derecho en St. Gallen (1981 hasta 1999), sin las regulares invitaciones en Roma (1987 hasta hoy, gracias a A. Cervati, P. Ridola, A. D Atena y F. Lanchester), sin los contactos vitales con la nueva escuela de derecho constitucional de Granada (bajo la dirección del profesor F. Balaguer) y sin las amistades académicas con los colegas latinoamericanos, como el profesor G. Mendes, profesor I. Sarlet, profesor R. G. Ferreyra, profesor E. R. Zaffaroni, profesor D. Belaunde, así como los profesores C. Landa y D. Valadés, el work in progress del autor no sería lo que es hoy. Así como las ciencias del derecho constitucional son la tarea más bella de un pedagogo (en espe-

16 356 colofón. Una retrospectiva científica cial en el seminario, en la tradición de R. Smend y K. Hesse) que continúa en la búsqueda de la verdad, la amistad científica es el bien más preciado para nosotros, los mortales, en la vejez. Por esto mi agradecimiento debe ser la última palabra: también en este lugar y en este momento.

SitemapExhibition of Firework | Mr. Incredible 2 | Emmanuelle Chriqui